Uno de los dilemas que confrontamos en el mundo de los negocios es la posibilidad de tener que hacer cambios a la imagen corporativa que nos ha identificado por años. Para algunos, puede llegar a ser una determinación frustrante el sólo pensar en todo lo que implican esos cambios. Pero la realidad es que vivimos en un mundo de constante cambio y si queremos permanecer competitivos, debemos estar dispuestos a los mismos cuando sean necesarios.

antes y despues logo de Burger King

A la izquierda, el logo anterior de Burger King muestra su fuerte concepto, el cual se quiso preservar en el nuevo logo. A la derecha, el nuevo logo como resultado del proceso de la creación de varios conceptos. Se puede reconocer elementos del viejo logo, pero sin la rigidez.

Una de las cosas que se tuvo en consideración fue retener el concepto de las palabras Burger King enmarcadas por los dos panes. Así, mantendría el foco en su incomparable “Whopper”. A pesar de que, el resultado final nos lleva a identificar inmediatamente la marca de hace 25 años, los cambios fueron significativos para lograr una imagen con más impacto y energía. Entre los detalles que podemos mencionar de este cambio, está la tipografía, que ahora es más grande y es itálica; además de que es híbrida, lo que ayuda a crear la sensación de modernismo. Otro detalle es que el ángulo el pan y las letras aparecen un poco inclinados. Quisiera hacer mención de que, en ocasiones, el uso de elementos o iconos en posiciones angulares debe considerarse con la precaución de no dañar el objetivo. Las inclinaciones en términos visuales podría interpretarse como falta de apoyo o de cimientos, o sea, algo negativo; pero, en este caso, se pudo resolver esa percepción gracias al marco circular color azul que le da el apoyo que necesitaba. El hecho de haber traído un tercer color como el azul provee mas profundidad y dimensión en comparación con el logo anterior, que era plano y estático.Luego de muchos años de haber establecido su negocio quizás necesite algún tipo de cambio que lo integre a los nuevos retos y exigencias de este siglo nuevo. Eso fue lo que le sucedió a la cadena de comida rápida Burger King, que luego de 25 años usando su famoso logo -el cual era una representación visual exitosa del “hamburger”-, decidieron hacer un cambio. Los ejecutivos pensaban que la compañía necesitaba un logo más contemporáneo y con una apariencia más energética.

Para lograr estos cambios y obtener los resultados positivos que ha tenido en este caso Burger King, hay que establecer un proceso creativo, donde se exploren las posibilidades por medio de bocetos o “lay-outs” (ver: Proceso creativo) y se lleven a cabo los requerimientos del cliente.

Es importante confiar su nueva imagen a profesionales que puedan ayudarlo a definir sus objetivos. Esta inversión puede ser el comienzo de un nuevo giro para rejuvenecer y energizar su compañía, para enfrentar de esta manera a su competencia con nuevos bríos y nuevos frutos.

Pablo Montes

montesdesign.net